Salud

Vida nueva, diccionario nuevo

cancer de mama

Definición de urgente: “Si sentís que tenés algo raro, que te molesta, un bultito, no dejés pasar tiempo. Puede ser una pavada pero también puede ser algo malo y lo podés agarrar a tiempo. La salud de uno es prioridad. Y no hay reunión, trabajo o compromiso que sea más urgente que vos”. Ethel Tonello

Ver, según Viviana Veiga: “Siempre estuve muy atenta a mis hijas, yo era la solución para todo lo que necesitaran. Pero a partir del cáncer me di cuenta de que si estoy encima o les resuelvo todo, no les estoy dando las armas para que crezcan.”

Como Ethel y Viviana, once mujeres redefinieron el lenguaje a partir de atravesar un cáncer metastásico. Repensaron lo que significa amar, abrazar, tener, viajar, vivir, vergüenza y otras palabras que volvieron a nacer, como ellas, desde el diagnóstico. Sus experiencias, contadas en el libro Palabra de Mujer, forman parte de #Cadaminutocuenta, de prevención del cáncer de mama metastásico.

La campaña está cada día en las redes sociales y también estuvo en la entrega de los Martín Fierro, donde varias celebridades se fotografiaron con el lema “Me sumo a la lucha contra el cáncer de mama metastásico #CadaMinutoCuenta”.

“Que la palabra sea huella, sea eco, sea guía. Las palabras que reinterpretaron once mujeres con cáncer de mama metastásico hoy pueden ser de gran ayuda para muchas otras mujeres”, proponen Macma, Aciapo, Acilco y Sostén, organizaciones de apoyo a pacientes con cáncer, y junto con Pfizer y la Asociación Argentina de Oncología Clínica (AAOC) presentaron Palabra de Mujer. Un nuevo significado de la vida. Este diccionario muestra nuevas definiciones de estas mujeres, que encontraron un nuevo significado a la vida.

Sentido: “el cáncer llegó para despertarme”, dice Mónica Shrem, de 48 años y con 4 hijos. Hizo hasta quinto año de psicología y es profesora de arte.

En el libro se cuenta: “En el 2008 le detectaron cáncer de mama con 13 ganglios infiltrando axila derecha y empezó el tratamiento correspondiente. Luego de la segunda sesión de quimioterapia se separó de su marido. Mónica no tiene más familia que sus hijos, quienes la ayudaron en su lucha formando un gran equipo. A partir de la noticia del cáncer, Mónica se propuso tener una actitud positiva no sólo ante la enfermedad, sino ante la vida. Retomó la pintura, actividad que había abandonado cuando fue madre, y que volvió a disfrutar profundamente a pesar de tener afectado su brazo. Hoy Mónica vende objetos de arte”.

También está Francesca, de 63 años, quien vive con su madre de 87 años y con su hermano. “A Francesca le detectaron cáncer de mama a sus 48 años. Su recuerdo del cáncer en ese momento llegó de la mano de su padre que había fallecido de cáncer de pulmón. Pero no todas las marcas que le dejó aquella experiencia fueron traumáticas. Francesca aprendió a luchar por la vida y a ponerle el pecho a las adversidades. Esto último ella lo menciona con plena conciencia de su literalidad. Diez años después, su marido abandonó su casa. Ese mismo año vuelve a enfermar de cáncer. A pesar del golpe se entusiasma cada vez que se levanta con una idea porque la materializa y sabe que la vende. Le gusta estar con sus hijos, salir a tomar un café, juntarse con amigas. Pero lo que más le gusta es ayudar a la gente que tiene cáncer, y demostrarles que no están solos”.

Según datos del Ministerio de Salud de la Nación, la incidencia de cáncer de mama en Argentina es de más de 19 mil casos nuevos por año. En el 30 por ciento de los casos en los que se arribó a un diagnóstico temprano, se estima que la enfermedad progresará a estadios avanzados, es decir aquellos en los que el tumor se expandió o migró.

“Las cuatro organizaciones trabajamos con cáncer de mama y algunas son exclusivas de esta enfermedad. El año pasado estuvimos pensando como incluir a quienes tienen un diagnóstico con la enfermedad avanzada y no esperar a octubre para que no perdiera peso en un mes tan recargado de información sobre detección temprana”, explicó María Alejandra Iglesias, de la Asociación Civil Sostén.

–¿Por qué una campaña específica sobre el cáncer de mama metastásico?

–En general, se realizan campañas sobre cáncer de mama para referirse a la detección temprana de la enfermedad. En octubre, mes del cáncer de mama, todo se tiñe de rosa y se habla de los estudios que debemos realizarnos las mujeres para lograr diagnósticos precoces. Pero de quienes tienen la enfermedad avanzada no se habla y se considera que ya no hay más para hacer. Hoy se habla del cáncer como enfermedad crónica y aparecen nuevos tratamientos que mejoran la calidad de vida. Por supuesto, es muy importante recibir un diagnóstico y un tratamiento oportunos. Esto depende no sólo de la responsabilidad de cada persona de hacerse los estudios cuando se los indican sino de la de los prestadores de salud de dar un servicio de calidad.

–¿Por qué contar las historias de las mujeres y su resignificación de las palabras?

–El libro tiene un enorme valor no sólo para otras mujeres que están pasando por la misma situación sino para toda la sociedad, intentando desestigmatizar la palabra Cáncer (con mayúsculas). Quienes acompañamos a personas con diagnóstico de cáncer y a su entorno, y conocemos su sentir, creemos que es muy importante hablar sobre el tema y educar a la comunidad tanto para llegar antes al diagnóstico como para transitar mejor el tratamiento.

–¿Cómo lo tomaron las mujeres?

–La mayoría cuenta que recibir el diagnóstico no fue fácil y saber que tenían que continuar con los tratamientos les provocó mucho miedo, enojo, angustia, tristeza, impotencia. Hoy, estas once mujeres, presentan una enfermedad crónica que les permite realizar las actividades que hacían antes u otras nuevas que habían querido hacer y no hicieron por distintos motivos. Ahora pueden hablar con naturalidad de la enfermedad y del sentido que le encontraron a la vida. Aceptaron inmediatamente participar en esta campaña que les permite dar pero también seguir aprendiendo, porque no sólo se resignifican las palabra sino que todo el tiempo resignifican su vida.

El libro se puede descargar de: http://www.palabrademujer.com.ar/

La nota fue publicada en: http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-300209-2016-05-25.html

Sonia Santoro

Sonia Santoro

Periodista y escritora argentina. Licenciada en Comunicación (UBA) con un diplomado en género y comunicación (Instituto José Martí, Cuba). Escribe en el diario Página/12. Escribió los libros "Periodismo con G. Entrevistas en perspectiva" y "Y un día me convertí en esa madre que aborrecía". Coordinó los cortos documentales "Políticas en los medios" y "La mujer mediatizada. Presencia Femenina en los medios argentinos". Editó los libros "Las palabras tienen sexo. Introducción a un periodismo con perspectiva de género" y "Las palabras tienen sexo II. Herramientas para un periodismo de género". Fue presidenta de la Asociación Civil Artemisa Comunicación.

Comentar

Click aqui para dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *