Tecnologìa

Software libre: la revolución tecnológica más justa

software

(En colaboración con Jesica Ciacci, @HabiaUnaJes)

¿Imaginas encender tu computadora y en lugar de que se retarde en abrir el entorno de Windows y sus ventanas (sistema operativo creado por el multi-archi-millonario Bill Gates) apenas demore unos segundos y se abra un ambiente fácil de utilizar sustentado por motivaciones comunitarias de una revolución tecnológica más justa? ¿Ya te ocurrió eso de tener que usar las herramientas del conocido “Office” de forma pirata porque se acabó la licencia y ahora tienes que pagar? ¡Chan! ¿Ya viviste la agonía de una pantalla negra azabache y un mensaje recordándote que tu software es pirata?

Pues bien, piensa que con software libre los programas están creados para que todxs usen todo y sin pagar un centavo a ninguna corporación. La idea es que esos programas que usas sean útiles para estudiar, trabajar, inventar y diseñar como te lo permite cualquier otro sistema operativo, ¿la diferencia?, son sistemas operativos tan abiertos que invitan a la persona (usuarix) a ponerse manos a la obra y entenderlo aún más (claro no estás obligada). Además, al ser entornos de trabajo comunitario, cuyo desarrollo es constante el ataque de virus y de malwares espías es muy poco común, porque claro: la privacidad es para nosotras prioritaria.

En esta edición del #LibresLocasLab, Jesica Ciacci, una compañera que es parte de un grupo de software libre y bienes comunes mexicano Sursiendo, una grupa que apuesta todas sus fichas por compartir conocimientos y recursos tecnológicos para la ciudadanía, nos ayuda a comprender mejor las opciones que hay a la hora de elegir herramientas informáticas.

Esta vez desde tierras revolucionarias como Chiapas y un sin fin de lugares desde el que lanzamos la señal #LLL, te convidamos a meterte (y comprometerte) con las diferentes opciones que existen en el mundo tecnológico que nos rodea (y moldea).

Empecemos por lo básico, ¿cómo funciona una computadora?

A grandes rasgos, una computadora se divide en dos partes: el “software” que son los programas que utilizamos en nuestra computadora para hacer diferentes tareas: mirar una película, escribir un texto, navegar en Internet, etc; y el hardware, que es la parte física, “dura”: sus componentes eléctricos, electrónicos, electromecánicos y mecánicos; sus cables, gabinetes o cajas, etc.

Entonces, el software permite la interacción entre sí, con los componentes físicos, y con el resto de las aplicaciones. Son los que se comunican con la parte dura de nuestra computadora para decirle qué tiene que hacer y cómo hacerlo. Mientras el hardware es el “envase”, el software es el “contenido”.

¿Qué es el Software Libre? 

El software libre es el conjunto de programas que son compartidos respetando 4 libertades fundamentales que implica:

  • la libertad de usar el programa, con cualquier propósito;
  • la libertad de estudiar cómo funciona el programa y modificarlo en relación a necesidades específicas;
  • la libertad de distribuir copias del programa, con lo cual se puede ayudar a otros usuarios;
  • la libertad de mejorar el programa y hacer públicas esas mejoras para que toda la comunidad pueda beneficiarse de ellas.

Así, para estas comunidades de desarrollo es importante no “reinventar la rueda” en aquello que se refiere a programación y tecnología. Por otra parte, cuando se habla de toda la comunidad se refiere a todas las personas que usan ese software (no solo a las que desarrollan).

En palabras de la Free Software Foundation: “Lo llamamos software libre porque con él, el usuario es libre”. Todo esto cobra especial relevancia en estos tiempos en los que muchísimas cosas funcionan con software: computadoras, tablets y celulares sí, pero también cajeros automáticos y mercados financieros, aviones y coches, satélites, electrodomésticos y ¡ hasta dispositivos médicos! Imaginen la importancia de poder auditar ese código cuando es tu propio corazón el que se podría parar ya que sucede que todos los softwares tienen ‘bugs’ (errores), por eso necesitan ser auditados, revisados, para resolverlos. Si el código está abierto, muchas más personas pueden mirarlo y el problema se resuelve más rápido.

¿Cómo surge? ¿Por qué?

El movimiento del software libre se da en los ’80, en un momento en el que se estaba prefigurando cómo iba a ser el mundo de las computadoras en el futuro. En ese momento, Richard Stallman estableció “un marco de referencia moral, político y legal para el movimiento del software libre, como una alternativa al desarrollo y distribución del software no libre o privativo“. Para las y losactivistas del software libre ocultar el conocimiento es una actitud antisocial y al impedir que un programa sea modificado se coarta la libertad de expresión.

Frente a la privatización y cercamiento del conocimiento que implica el software privativo esta otra forma de hacer propone lo compartido, colaborativo, abierto, participativo. En su libro La ética hacker y el espíritu de la era de la información Pekka Himanen, su autor, señala: “el adjetivo libre que utiliza al hablar de free software (…) no significa necesariamente “sin costes” sino simplemente “libre” y sugiere así mismo que se interprete esta idea en el sentido de libertad de expresión y no como una suerte de barra libre”.

Como describíamos hace un tiempo “Las motivaciones éticas y morales que destacan en el software libre argumentado por la Free Software Foundation, son herederas de la cultura hacker”.

Y el hardware libre existe?

Sobre esto el tema es más “controvertido”. Hay quienes dicen que no existe, directamente. Lo cierto es que con el hardware libre la cosa cambia porque la gran mayoría de las piezas que se necesitan para armar cualquier dispositivo se producen en grandes industrias y su “código” de funcionamiento no está disponible.

Sin embargo hay que reconocer que desde el movimiento contra la obsolescencia programada y desde el mismo movimiento del software libre se han propuesto varias alternativas muy interesantes que caminan hacia la creación de hardware de diseño abierto.

Podemos darnos una vuelta por proyectos como Think Penguin https://www.thinkpenguin.com y Libre Boot https://libreboot.org/

¿Por qué usar software libre es mejor que usar software propietario? ¿Cuáles son los sistemas operativos libres?

¡En principio porque asegura nuestra libertad! Y para nosotras la libertad no es solo una cuestión de derechos individuales, sino que es un espacio colectivo que se genera entre todas y se lo disfruta colectivamente. Pero también y sobre todo porque alimenta el trabajo comunitario, así como los foros de inter-consulta en los cuales la persona que instaló software libre puede resolver dudas, problemas e intentar probar nuevos programas con el apoyo de un foro de hombres y mujeres que están dispuestos a dar una mano!

El software libre fomenta la cooperación. Sin ésta es imposible generar y desarrollar conocimiento. si principio básico, este de no reinventar la rueda, hace que entonces, además, podamos compartir ideas para mejorarlas y cambiarlas.

Son además esquemas completamente legales, te olvidas de los virus y lo mejor de todo es que fomenta la autonomía. Hay un saber hacer / poder hacer que, si bien requiere de un conocimiento especializado, no queda fuera de nuestro alcance. Podemos aprender a leer código y a programar bajo el esquema del software libre, sin necesidad de acudir a universidades. La propia comunidad puede aportarnos el conocimiento que buscamos.

El sistema operativo libre se llama GNU/Linux y tiene muchas distribuciones: Debian, Ubuntu, Linux Mint, Fedora, etc… Y luego hay varias distribuciones especiales que ya vienen empaquetadas para hacer tareas concretas: si quieres algo para hacer audiovisual, algo para programar, algo para radios y mil etcéteras. Es que es lo tiene el SL, se puede mezclar y remezclar según las necesidades.

¿Solo podemos usar SL en un sistema operativo?

No, ¡claro que no! Todas las acciones que hacemos a través de una computadora pueden ser realizadas con programas libres:

  • LibreOffice es el paquete ofimático libre (para editar textos, generar hojas de cálculos, hacer presentaciones, escribir nuestros textos);
  • VLC para mirar videos y escuchar audios (¡que además soporta muchos más formatos que su versión privativa!);
  • Firefox para navegar en Internet;
  • OpenStreetMaps para buscar direcciones en Internet o geolocalizar algun punto;
  • Thunderbird, que es el gestor de correos electrónicos;
  • Gimp sirve para editar imágenes, y junto con Krita, un programa de pintura digital e ilustración en el que se consiguen texturas muy “realistas”, se logran resultados muy bellos;
  • Inkscape sive para crear imágenes vetoriales (desde aquí incluso, se pueden hacer “modernas” presentaciones animadas gracias a un complemento llamado Sozi);
  • Scribus para maquetación editorial;
  • Audacity y OpenShot son editores de audio y video, respectivamente

Y así podría seguir la lista… ¡Hay software libre para muchísimas más cosas de las que podemos imaginar!

Además hay algo que muchas veces no tenemos en cuenta: la gran mayoría de los servidores del mundo corren sobre software libre, por ser más confiable. Incluso internet, tal y como lo conocemos, existe desde sus orígenes y funciona gracias al software libre.

¿Entonces el sofware libre sí es gratuito?

No necesariamente. Existe un modelo de negocios alrededor del software libre en el cual, la mayoría vende servicios asociados: escribir o adaptar un software para un fin determinado y un cliente determinado, mantenimiento y capacitación. Hay un muy buen video llamado códigos cooperativos que explica todo esto (click aquí).

Aun así, la gran mayoría de los programas que podemos usar como usuarias finales pueden ser descargadas gratuitamente, sin embargo, es muy bueno considerar hacer una donación a estos proyectos. Si bien se considera que en el mundo del software libre se paga una sola vez por el desarrollo del mismo (y no como funciona en el privativo: se escribe una vez y se cobra muchas veces por el mismo producto), lo cierto es que estos proyectos pueden subsistir gracias a estas donaciones, así que con cada donación en realidad ¡están aportando a la creación de más software libre!

¿Qué es lo que nos asegura que es más seguro?

El hecho de podamos ver la “receta” sobre cómo está escrito un programa nos asegura poder confiar en él. Es como con las recetas de cocina, si sabemos qué ingredientes lleva, los elegimos y luego comemos ese producto sabremos exactamente qué estamos comiendo. En cambio, con los productos empaquetados que compramos en los supermercados tenemos más o menos una idea de qué tiene, en realidad hay muchas otras cosas que desconocemos.

Es una cuestión de transparencia. Al poder ser auditado por muchas personas a la vez, se convierte en una herramienta mucho más segura que un software privativo. Todo software tiene fallos y posibles “agujeros de seguridad”. Pero, si es abierto, se mira, se detecta y se corrige rápidamente. Se le encuentran más rápido los problemas y las soluciones. Además podemos estar muy seguras de que el software libre hace lo que dice que hace, sin escondernos nada! Hay pruebas sobradas la cantidad de “puertas traseras” (o formas de entrar en nuestras computadoras) que traen consigo los software privativos.

¿Si tengo algún problema en el uso a quién puedo acudir?

Las comunidades de software libre son muy grandes. Pero ciertamente pueden estar invisibilizadas, por eso también existen gran cantidad de foros que te ayudan a resolver problemas específicos o dudas que vayas teniedo.

Un buen lugar para conocer gente que está en estos temas es el Festival Latinoamericano de Instalación de Software Libre (FLISOL) que se desarrolla en diferentes ciudades de todo el Abya Ayala. En su página ( http://www.flisol.info/ ) figuran los eventos programados para este año. Busca en tu país en qué ciudades habrá actividades este año y acércate a enredar con ellas.

¿Por qué el SL colabora con un mundo más justo?

Hace un tiempo escribíamos en un artículo: «Si usamos sistemas operativos privativos, como Windows (de Microsoft) o iOS de Mac (de Apple) le estamos dando demasiado poder a estas empresas, que pueden estar usando programas espías. Le otorgamos la soberanía de nuestras máquinas y nuestros datos, porque el acceso al código fuente para saber qué están haciendo se hace imposible más allá de la propia empresa. Además fomentamos el monopolio, y entonces tienen la excusa de firmar convenios con gobiernos e instituciones públicas con el argumento de que “todo el mundo lo usa”, recibiendo millones de dólares de las arcas públicas por usarse esos sistemas operativos.»

Es importante aportar en construir esas alternativas de vida que queremos ver y vivir. Valores fundamentales en estos tiempos tienen que ver con la transparencia, la sororidad, la reciprocidad, la convivencia, el conocimiento y la ética. De muchas maneras las comunidades de software libre también valoran estas cuestiones. Es muy común ver interés de comunidades de desarrolladores o promotores de software libre acercarse a espacios no “tecnológicos” como derechos humanos y ambientales, o activistas por las semillas criollas y así. Eso habla del interés que hay por enredarse en la construcción de procesos más amplios, compartidos.

Claro que falta mucho camino por recorrer. No podemos negar que en estos espacios hay una mayoritaria presencia de hombres y que, como han revelado muchos informes, solo las mujeres que no se sabe que lo son, logran se aceptadas en estos espacios. Tampoco el mundillo softwarelibrero se salva del patriarcado.

Miriam Ruiz, del proyecto Debian Women hace una gran valoración de este tema en esta presentación (clic aquí  y atención desde las diapositivas 18 en adelante).

Son muchas herramientas, información nueva y compleja. La idea es que pruebes de a poco, te mantengas centrada y si te cansas o te equivocas lo dejes para un rato más tarde y vuelvas a intentar. Comenzar a usar SL es la continuación de todas las revoluciones feministas pero esta vez aplicada a los aparatos que usamos todos los días. Es esencial, además de ser usuarias, que un día muy próximo también seamos más y más las creadoras de programas y tecnologías. Desde #LLL abrimos código y corazón para que eso pronto suceda.

Más información

https://endefensadelsl.org/libertad_en_la_nube.html

http://somoslibres.org/modules.php?name=News&file=article&sid=7266

La nota fue publicada en: http://www.marcha.org.ar/lista-decidir-software-libre-vos/

Florencia Goldsman

Florencia Goldsman

Licenciada en Comunicación (UBA), ciberfeminista, integrante del grupo de investigación en ciberculturas y géneros Gig@ (UFBA) y coordinadora del #LibresLocasLab.
@petalosoy

Comentar

Click aqui para dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *