Derecho a decidir

Los pañuelos verdes, presentes

635685905984687500_campaña0

 

Ahí estuvieron. Entre las incalculables banderas, banderines, pancartas y carteles de las  numerosas organizaciones de derechos humanos, políticas, sindicales y estudiantiles que marcharon el jueves 24 de marzo en Paraná.

Unos cuantos metros más atrás de los letreros con los rostros de los desaparecidos durante la última dictadura militar en Argentina; entremezclados, dispersos en la columna de más de seis cuadras; algunos por aquí, otros más allá.

Ahí estuvieron los pañuelos verdes de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

Que estuvieran no es poco. Es muchísimo. Significa un avance enorme en la visibilización de la lucha por el derecho de las mujeres a ejercer la soberanía de sus propios cuerpos. Indica que se va gestando un acuerdo social respecto a la necesidad de reconocer ese derecho.

“El aborto clandestino, ilegal, es feminicidio del Estado, es una violación a los derechos de las humanas. Nuestras luchas las damos en las calles y en todos los espacios. Levantar la bandera de la Campaña junto a nuestros pañuelos verdes en este 24 de marzo, lo siento como una acción colectiva de visibilidad de nuestras consignas y reclamos, del derecho que tenemos todas las personas con capacidad de gestar a abortar. Visibilizamos nuestros posicionamientos políticos como lo es el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos y nuestro grito por la legalización del aborto en nuestro país”. Soledad Henares, integrante del el Foro de la Diversidad Sexual de Entre Ríos y de la Campaña

Hubo también una bandera, verde y larga casi como el ancho de la calle. La sostenían  varios integrantes de la Campaña entrerriana, que marchaban en los primeros tramos de la movilización, muy cerca de la bandera de Sexualidades Diferentes.

Los pañuelos verdes tuvieron una presencia fuerte principalmente en dos agrupaciones: el Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST)-Nueva Izquierda y la Fede, la Federación Juvenil Comunista. Pero también los hubo en otros puntos de la movilización, mezcladas entre grupos estudiantiles o sindicales. No se vio ninguno en la columna de La Cámpora, ni con Descamisados, ni entre los integrantes del colectivo kirchnerista “Resistiendo con Aguante”.

La ahora ex titular del Inadi Entre Ríos, Lucy Grimalt, marchó junto a otros funcionarios y exfuncionarios provinciales. Sólo ella llevaba el pañuelo verde al cuello.

“El ejercicio de los derechos de las humanas es una deuda de la democracia. El aborto se está debatiendo en distintos grupos sociales y no podía faltar a 40 años del golpe cívico-eclesiástico y militar. Fue muy fuerte pasar por la catedral y que espontáneamente la gente gritara iglesia basura vos sos la dictadura. La iglesia es la institución que más condena a las mujeres. Que tantas personas hayan marchado con los pañuelos significa que al fin estamos de acuerdo en pelear por los derechos sexuales de las mujeres”. Jorgelina Londero, periodista e integrante de la Campaña.

Hace varios años ya que en Paraná la marcha del 24 de marzo arranca entera desde plaza Saenz Peña, pero termina dividida en dos. Como cada año, la Multisectorial de Derechos Humanos (dirigida por la agrupación HIJOS, familiares de desaparecidos y los sindicatos Agmer Central y CTA Entre Ríos) finalizó en plaza Alvear, frente al monolito en el que figuran los nombres de los desaparecidos entrerrianos. Por su parte, el Encuentro por los Derechos Humanos de Ayer y de Hoy (encabezado por Agmer Paraná y el MST-Nueva Izquierda) terminó frente a Casa de Gobierno.

En ambos actos se vieron los pañuelos verdes. En ambos actos se leyeron documentos. Y en ambos documentos estuvo presente el derecho a decidir.

El Encuentro lo mencionó como una de las carencias de las cuales es responsable el Estado.  “Los secuestros por parte de las redes de trata, las violaciones, los femicidios, la violencia machista, la misoginia institucional y mediática, la conculcación del derecho a decidir sobre el propio cuerpo y el terror fascista contra las mujeres y la diversidad sexual, sin embargo, son inexplicables sin el amparo y la participación directa del aparato de los Estados nacional, provinciales y municipales”. También denunció que “incluso después de la masiva movilización del #NiUnaMenos, ha recrudecido la violencia de todo tipo contra las mujeres, y también contra la comunidad LGTBIQ”.

La Multisectorial fue un poquito más allá y directamente habló de aborto. Fue la primera vez que en Paraná se reivindicó el derecho al aborto en un documento del 24 de marzo. “El derecho a la salud y la igualdad de las mujeres implica la derogación de leyes restrictivas sobre aborto, acceso a servicios de aborto seguro y prevención del aborto inseguro”. Además reclamó “la inmediata derogación del Protocolo de Aborto No Punible de Entre Ríos” al considerarlo “violatorio del fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación y contrario a lo establecido por la ONU” que recientemente declaró que la criminalización del aborto y las barreras al acceso son violaciones a la obligación de respetar el derecho a la salud. “Tal derecho no puede ser obstaculizado por criterios impuestos por la cultura machista, la Iglesia, y las corporaciones: médicas y judiciales”, remarcó la Multisectorial. Y exigió “el impulso en el Congreso Nacional de la ley de Interrupción Voluntaria del  Embarazo y la efectiva ejecución de la ley de Educación Sexual Integral”.

La nota fue publicada en http://xn--telaraadigital-vnb.com.ar/noticia.aspx?id=2380

Silvina Mermes

Silvina Mermes

Periodista de Paraná, Entre Ríos. Redactora en la agencia de noticias APFDigital y co-editora del sitio Telaraña digital.

Comentar

Click aqui para dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *