Derechos

Presentan proyecto para garantizar paridad de género en Ushuaia

paridad

Representantes de organizaciones de mujeres, partidos políticos y gremios presentaron un proyecto de ordenanza consensuado que busca garantizar la paridad en las bancas del Concejo Deliberante de Ushuaia.

El proyecto intenta combinar, el sistema D´Hont de distribución de bancas, las preferencias y la paridad establecida en el artículo 218 de la Carta Orgánica Municipal.

Así se seguirían distribuyendo las bancas mediante el sistema D´Hont, asegurando la representación de las minorías. Luego se contarán las preferencias, mediante las cuales el electorado puede modificar el orden de las candidaturas. Y a continuación, el proyecto propone, realizar la asignación de bancas en orden de paridad, es decir alternando hombres y mujeres más preferidos/as.

Es decir, si una fuerza política obtuviese más de una banca, se procederá a asignarlas en orden de paridad según las preferencias obtenidas. Si el primer candidato más preferido fuese un hombre, la segunda banca será asignada a la mujer más preferida, y así sucesivamente. Si ninguna fuerza política obtuviese más de una banca, se procederá a asignarlas en el orden establecido de minorías y bancas, si una mujer resultara la candidata más preferida de la primera minoría, la segunda minoría se integrará con el candidato varón más preferido de su lista”, así sucesivamente y viceversa.

El proyecto presentado fue acompañado de fundamentos que avalan la modificación para asegurar la paridad en las bancas. En ellos se relevan tratados internacionales, leyes nacionales, provinciales y artículos de la propia Carta Orgánica.

La ley nacional 24012, sancionada en 1991, convirtió a Argentina en el primer país de América Latina en establecer una ley de “cuotas” de participación de género, conocida como ley de “cupo femenino”. Aunque la aplicación efectiva de este cupo del 30% de participación femenina, transitó diversos caminos judiciales y reformas legislativas aclaratorias para que el espíritu de la ley no se viera vulnerado en los hechos.

Aquí el proyecto explica también la situación de la provincia de Tierra de Fuego al respecto. “En 1994, la Legislatura sancionó la ley electoral 201, en consonancia con la ley 24012, que en su artículo 133 establecía un cupo mínimo de cada sexo (sin nombrar a ninguno) en las nóminas electorales.

Tampoco mencionaba que ese cupo debía establecerse en lugares de la lista con posibilidades de ser elegidos.” Por lo que en las elecciones provinciales de 1995, de las 15 bancas a legisladores sólo 2 fueron ocupadas por mujeres, porcentaje mucho menor al establecido por la ley.

En 1998, la Legislatura modificó el artículo a través de la ley 408 que estableció la obligatoriedad de que varones y mujeres ocuparan de forma proporcional los lugares en las nóminas con expectativas ciertas de ser electas. Esto generó que en la elección de 1999, 5 de 15 bancas fueran ocupadas por mujeres; y actualmente, 7 de 15 bancas están ocupadas por mujeres.

Con respecto a los tratados internacionales, la Décima Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe – Naciones Unidas, a través de la CEPAL estableció entre los puntos del CONSENSO DE QUITO “adoptar todas las medidas de acción positiva y todos los mecanismos necesarios, incluidas las reformas legislativas necesarias y las asignaciones presupuestarias, para garantizar la plena participación de las mujeres en cargos públicos y de representación política con el fin de alcanzar la paridad en la institucionalidad estatal (poderes ejecutivo, legislativo, judicial y regímenes especiales y autónomos) y en los ámbitos nacional y local, como objetivo de las democracias latinoamericanas y caribeñas”.

En 2010, Argentina también adhirió al Consenso de Brasilia, en el marco de la Undécima Conferencia Regional sobre la Mujer en América Latina y el Caribe que estableció que “la paridad es una condición determinante de la democracia y una meta para erradicar la exclusión estructural de las mujeres en la sociedad”.

Situación del Concejo Deliberante de Ushuaia

En el periodo 1995-1999, con la vigencia de la ley de cupos 24012, 3 de las 7 bancas en disputa fueron ocupadas por mujeres, superando el piso del 30% que la ley establecía. En el periodo 1999 – 2003, ese número se redujo a 2 mujeres. En este caso, la representación femenina quedó dentro del porcentaje fijado por la ley. Pero en 2002, se dictó la Carta Orgánica Municipal que estableció en el artículo 218 la paridad en la conformación de las listas.

El proyecto afirma que “de la lectura del debate parlamentario se desprende la intención de los Convencionales de avanzar respecto del piso del 30% de cupo femenino determinado en la ley 24012, estableciendo una distribución par (una a uno y viceversa) en la representación política y reconociendo la necesidad de legislar a través de medidas de acción positivas, rompiendo con los estereotipos que nos ubican a las mujeres en el espacio privado, relegadas de los ámbitos de las decisiones públicas, aun cuando de los padrones partidarios puede inferirse la amplia participación política de las mujeres.”

Sin embargo, los y las convencionales aprobaron el artículo 219, que estableció el sistema de preferencias, sin subsumirlo a la discriminación positiva que establecieron en el artículo anterior.

Y así, sostuvieron las asociaciones de mujeres, “a partir del dictado de la carta orgánica que pretendió la paridad, la representación de las mujeres ha disminuido sistemáticamente hasta llegar, en el presente período parlamentario, a la anulación absoluta de la representación”. Y respondieron al cuestionamiento respecto de que las mujeres no son preferidas por el electorado explicando el caso de Noelia Trentino, candidata del Frente para la Victoria, que habiendo sacado más votos y más preferencias que 4 de los 7 concejales con mandato vigente “quedó fuera de la representación parlamentaria municipal y esto ha sido posible por un sistema electoral que no conjuga preferencia con paridad”.

La nota fue publicada en: http://banderafueguina.com.ar/

Natalia Caso

Natalia Caso

Comentar

Click aqui para dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *