Medios

No es periodismo

p6-n38
No es periodismo indagar sobre la vida privada de las personas, ni mostrar, relatar, publicar, difundir cuestiones de su intimidad.
No es periodismo exponer en un video privado y personalísimo, a una joven de la ciudad de Concordia con dos pilotos del TC.
Este material que circuló y se reitera en las redes sociales, en distintos soportes de Internet, y en distintos medios de comunicación como si fuera un hecho noticiable, no lo es. La difusión de ese video -de índole personal e íntima-, constituye una violación a los derechos personalísimos a la intimidad, la dignidad, el honor y la imagen, tal como lo señala el Código Civil de nuestro país –que expresamente en el artículo 52 establece: “Afectaciones a la dignidad La persona humana lesionada en su intimidad personal o familiar, honra o reputación, imagen o identidad, o que de cualquier modo resulte menoscabada en su dignidad personal, puede reclamar la prevención y reparación de los daños sufridos, conforme a lo dispuesto en el Libro Tercero, Título V, Capítulo 1”.
La difusión del mismo y la publicación de fotos de la joven, su familia y demás allegados, son una directa forma de revictimización, y reproduce un esquema patriarcal que es aquel que apela a adoctrinar a las mujeres respecto de lo que se les “exige” hacer o no en la intimidad.
La divulgación de los datos personales de la joven como si fuera una noticia, refuerza la idea de que es el poder masculino el que posee la potestad de someter a un proceso de degradación a la mujer, todas las veces que lo crea necesario o simplemente desee hacerlo. Estas son las nuevas formas de control -grabar, filmar y difundir- que buscan recuperar el sometimiento de las mujeres -dentro y fuera de la casa-, estableciendo arbitrariamente que es correcto o incorrecto.
Esta modalidad viola la “Convención de Belém do Pará”: Convención Interamericana para prevenir, sancionar y erradicar la Violencia contra la Mujer, que considera que el reconocimiento y el respeto irrestricto de todos los derechos de la mujer son condiciones indispensables para su desarrollo individual y para la creación de una sociedad más justa, solidaria y pacífica; y manifiesta su preocupación por la violencia en que viven muchas mujeres de América, sin distinción de raza, clase, religión, edad o cualquier otra condición.
Es también una clara violación a la Ley Argentina de protección Integral a las Mujeres -Ley 26.485- que busca prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales. El hecho en sí mismo constituye un claro ejemplo de Violencia de género, simbólica y emocional mediática ya que el morbo y la falta de respeto son los únicos motivos reales que dan cuenta de la circulación pública de un video que hace a la estricta intimidad de las personas, y se lo expone de modo tal que no solamente se están violentando los derechos de privacidad e intimidad de la joven, de la familia, sino también de la población en general ya que convierte así en público involuntario de escenas que nada aportan al bien común ni a la necesidad de la ciudadanía de estar informada.
Sandra V. Miguez

Sandra V. Miguez

Periodista y comunicadora social. Formación en psicología gestáltica

1 Comentario

Click aqui para dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

  • “No es periodismo indagar sobre la vida privada de las personas, ni mostrar, relatar, publicar, difundir cuestiones de su intimidad”
    Excelente Sandra, te aplaudo de pié y pido por la sanción de la Ley de Derecho al Olvido como hemos hablado en alguna ocasión. ¡Éxitos!