Entrevista

Miriam Lewin: “Esta sentencia abre un precedente peligroso”

mniriam

13 años después de los hechos llega la sentencia en primera instancia que la involucra. En el año 2004 el programa “Punto Doc”, del que Miriam Lewin era co-conductora  con Daniel Tognetti y Lorena Maciel, mostró a través de una cámara oculta, la mala praxis de un afamado cirujano denunciado por una travesti. Tambien mostró el abuso de poder y los riesgos a los que las pacientes, travestis o no, estaban sometidas. Pero de todo eso solo quedó el clamor por el derecho a la intimidad del médico y su familia. Por ahora la sentencia le da la razón al clamor.

Trabajabas en Punto Doc. ¿Cómo era el momento en que esto se produce?

Yo tenía un recorrido en periodismo de investigación, me  convocan con una buena oferta y entro a Cuatro Cabezas, pero en realidad mi vinculación con la problemática de las travestis data de la última época de Telenoche Investiga. En noviembre de 2002 en  una de las últimas notas publicamos una investigación que involucraba a un cirujano plástico, Guillermo Luna, comprometido con una estafa a la obra social de la Policía Bonaerense que fue conocida como el Lolagate porque hacía implantaciones de senos y las pasaba como operaciones reparadoras, como si hubiera borrado  una cicatriz o cualquier otra cosa incluida en la obra social.

Hicimos una investigación porque justamente estaban involucradas las travestis. En esa época todavía regia una ley de Ongania* que penaba la modificación de los fenotipos sexuales, cualquier modificación que hoy nos parece menor. De manera que las travestis más pobres se inyectaban aceite de avión o silicona entre ellas o les pedían a enfermeras que hagan la aplicación y las que tenían un poco más de dinero acudían a unos de los pocos que se atrevían a hacer estas intervenciones. Luna las dejaba abandonadas incluso con consecuencias por su mala praxis. El informe constaba de varios testimonios de chicas que habían sido operadas en un consultorio de la calle Santiago del Estero en Capital, que funcionaba como una clínica clandestina Terminaban  con edemas, hemorragias, fuertes dolores. El informe se llamaba “El Carnicero del Bisturí”. Teníamos testimonios de las travestis con las caras deformadas…era muy tremendo. Hicimos muchísimas investigaciones en Cuatro Cabezas, pero ésta tiene una gran vinculación con la preocupación que yo tenía por cómo estas personas tenían vedado de un modo implícito pero efectivo el acceso a cualquier dispositivo de salud.

Lo único que les quedaba era la prostitución y la muerte temprana y en general violenta. En los tribunales se les reían en la cara, en los hospitales públicos, las veían femeninas y llamaban a un varón… los médicos no las atendían y nadie los sancionaba por eso. No estaba en agenda. Cuando llegaban con infecciones por las sustancias o los implantes que les ponían médicos como Ferriols o  Luna no las querían atender, a veces porque tampoco sabían cómo tratar a esos cuerpos intervenidos, hormonados, castigados, con el agravante de un documento de identidad masculino. Eran expulsadas de los sistemas públicos de salud y sospechadas: “Cómo sé que esto no te lo hiciste vos?”

¿Qué podían hacer en esa época para protegerse? ¿O denunciar los malos tratos?

Casi nada. En esa época no había leyes, ni organismos ni adecuada información. ¡No había nada! La primera cámara oculta todavía para Telenoche la hizo una chica travesti que vivía con un tipo que la mataba a palos y cuando nosotras le decíamos  denúncialo…ella nos miraba y decía pero chicas…se me cagan de risa. ¿A dónde voy a ir a denunciar?

En esa  época no había tampoco material accesible, yo quería entender mejor. Había leído Cuerpos Desobedientes de la antropóloga Josefina Fernandez y ya estaba totalmente imbuida de la problemática. Habíamos compartido en Villa Tranquila muchas cosas, me acuerdo muy bien de cada momento con ellas. Cómo se relacionaban entre sí y con el mundo exterior. Qué les pasaba en la calle…fue muy conmovedor para mí. Así que cuando se acercó Mara para contarnos que quería denunciar lo que le había pasado a los 17 años… no lo dudé. Mara había sido operada por Ferriols y abusada por él. Quiero decirlo con claridad: a la luz de las teorías de genero el Dr Ferriols es un abusador sexual. En ese momento parecía que no quedaba muy claro.

Por lo que sucedió el domingo en el almuerzo de Mirtha Legrand, tampoco ahora queda claro…

Se aprovechaba de personas vulnerables y vulneradas, que recurren a un profesional porque necesitan desesperadamente afirmar su identidad sexual y, sin el dinero suficiente, solicitan una práctica que además en ese momento era ilegal. No solo el lugar era clandestino, sin prequirúrgicos, sin historia clínica, no anotaba el verdadero nombre de la persona; si tu DNI dice Pedro yo tengo que anotar tus datos sobre todo si es para una práctica quirúrgica. Quién sos, quién responde por vos, quién te acompaña si te pasa algo…

En esa época hubo tambien denuncias de mujeres de clase media que relataban que él indicaba qué siliconas comprar para implantar pero que tenían sospechas de que lo colocado no era la pieza que ellas llevaban. Eso se mostraba también en el informe.

¿Cómo llega a vos la historia?

Mara que fue operada y abusada, se va a Brasil y vuelve con afán de justicia. Tanto han cambiado las cosas que en aquel momento se hablaba en los medios de “el travesti” Mario Mignone denunció al médico por fraude y por lesiones dado que, según afirma, las prótesis importadas que compró fueron sustituidas por otras de menor calidad que le provocaron infecciones” (Infobae 14/10/2004). Después la perdimos de vista…En aquel momento le propusimos, y accedió rápidamente a hacer la cámara oculta que era la niña bonita de los programas de investigación. El informe no era solo ella, eran varias chicas, también travestis, que habían sufrido mala praxis, y que terminaron en guardias de hospitales con la asistencia que ya sabemos. Una vez que te operaba ya no te atendía el teléfono.

Fueron dos chicas de la producción diciendo que eran hermanas y que la menor se quería operar y la mayor le dijo: “No tenemos autorización de nuestros padres”. Y le respondió: “No te preocupes por eso; no es problema, cualquier cosa me la traes otro día”.

¿Este es el eje del informe?

Obvio, si bien él se apoyaba mucho en la imagen de Beatriz Salomón, entonces su mujer, para promover sus intervenciones médicas a ella no la mencionamos. Tenían un programa en el cable donde él aparecía casi como un salvador que reparaba labio leporino probono. Sin embargo, el tramo que teníamos de ese programa no lo emitimos, las numerosas fotos de ella en el consultorio las pixelamos; a ella no la nombramos. En la presentación sí, se dijo que era el marido de una vedette.

¿Por qué pensás que ella se convierte en el eje corriendo las denuncias de las pacientes?

Bueno ahí se mezcla el periodismo de investigación con el amarillismo  de algunos programas de chimentos. Ella acepta la invitación de Rial y Ventura y va con su marido, ven el informe en el living de “Intrusos a la Noche”. Seguramente ella fue a bancar a Ferriols en lo que imaginaba sería una denuncia por mala praxis y se encuentra con esto. No sabemos cuánto sabía ella o cuánto le advirtió Rial.

Mientras el informe estaba al aire una cámara tomaba las expresiones de ellos pero sobre todo de ella. Era el mismo canal.

¿Ustedes nunca contactaron con Beatriz?

No, al principio ella negaba que él fuera el de la cámara oculta y no se mostraba como la víctima de su marido; se mostraba como la víctima del programa.

Si él la engañaba, esa sí es una cuestión de la vida privada; a mí, como periodista, no me importa con quién y cada cuánto se acuesta él, ahora si en el ámbito de su consultorio él intercambia sus servicios profesionales como médico por sexo con quienes no están en situación de paridad, eso es claramente abuso de poder y como periodista me interesa mostrar qué pasa con estos tipos y cómo dañan a personas que están en situación de profunda desigualdad. Si una chica se va a recibir en la facultad y no le da el promedio y el profe le dice si te acostas conmigo te apruebo ¿ es meterse en la vida privada o es denunciar el delito de abuso de poder? Y si lo hiciera un juez a cambio de una sentencia favorable, ¿sería su vida privada o sería un delito? Está claro que desde su posición se aprovecha de la necesidad de una persona fragilizada  para avanzar sexualmente sobre ella y confirmar así que es quien tiene el poder…y hace uso de él.

¿Después del programa aparecen otras víctimas?

Si aparecen …en especial una mujer a la que acompañé a hacerse pericias médicas…

El escándalo fue mayúsculo incluso te invitan a la mesa de Mirtha…y Ferriols te demanda por lo que decís en el almuerzo. ¿Hubo juicios contra él?

Las víctimas intentaron iniciar demandas, pero no sé muy bien…porque recordemos lo que decíamos antes… se trataba de travestis en una época sin respaldo alguno. Flor de la V era un ícono glamoroso, que hacia 40 puntos de rating en “Los Roldan”,  parecía un momento de apertura pero a la travesti real, operada por estos personajes, a las que no querían atender en los hospitales y que iban como Mara y las llamaban a los gritos “Roberto”, de esas no hablábamos .Y a mí eso siempre me pareció de una enorme injusticia. A esas no las bancábamos, no las acompañábamos a reclamar sus derechos que era lo que yo sentía que estábamos haciendo en ese programa.

¿Si hubiera sido una jovencita de Caballito o de Belgrano como hubiéramos reaccionado?

Todo el mundo decía…Las chicas se prostituían y eligieron…otros les pagan dinero, este les paga con la operación… él era un señor médico que había hecho un juramento hipocrático y en aquel momento era difícil sostener que una prostituta también tiene derechos; en el fondo también lo es hoy sobre todo para este colectivo. Era, es todavía, difícil entonces mostrar que las víctimas eran ellas, vulneradas por todos lados.

¿Se invisibilizan las relaciones de poder?

Absolutamente y esa enorme desigualdad no era considerada en aquel momento ni ahora cuando se escuchan estos argumentos como que ellas podrían haber dicho “no” e irse. Es abrumador… ellas no podían decir “no, no me atiendo con vos me atiendo con otro”.

13 años después ¿harías el mismo programa?

Sí, no me arrepiento de nada, tal vez chequearía mejor el uso que de ese material pueden hacer otros programas, sobre todo si se trata, como en este caso, de alguien del medio…

¿Qué pensás de esta sentencia en primera instancia, en la que te imputan una responsabilidad?

Es una suerte de sentencia mordaza. Está claro para quienes hacemos periodismo de investigación, es el ABC, que hay que minimizar los daños, por eso a ella no se la muestra, no se la menciona, no se incluyó el tramo del programa en el que se promocionaba la práctica médica. Imaginemos  a la mujer de Báez a quien las denuncias y las imágenes arruinan el matrimonio y la pobre siente que es el hazmerreír de su comunidad, o el deterioro de la imagen de Soldán, una figura pública, con las denuncias sobre Rimolo y más si  eso destruyó la pareja con ella. Es absurdo.

Se trata de estafas a la comunidad, no son temas personales y quienes estafan tienen familia, hijas, hijos,…el delito sexual no parece ser de la misma envergadura que el delito económico. Está bien mostrar que tiran bolsas de dólares a un convento; los dólares son un tema de interés público pero el abuso sexual es privado y si se trata de una prostituta travesti…casi se considera que no hay delito. Entiendo que Salomón y sus hijas son víctimas también, pero ella nos denuncia como responsables del fin de su carrera porque dejaron de contratarla…bueno…eso excede largamente lo que planteamos en el informe. No sé por qué dejan de convocarla y se queda sin trabajo mientras el siguió tranquilamente con su consultorio.

No invadimos la intimidad de Ferriols. No pusimos un grabador en el living de su casa y contamos una pelea como sucedió hace un tiempo con Pampita. Eso si es invadir la intimidad,

*Ley 17132  no llevar a cabo intervenciones quirúrgicas que modifiquen el sexo del enfermo, salvo que sean efectuadas con posterioridad a una autorización judicial.

Liliana Hendel

Liliana Hendel

Me recibí formalmente de Psicóloga y la vida me convirtió en Periodista. Feminista en cualquier circunstancia. Tengo la alegría de haber llevado los temas de géneros al ámbito de los noticieros en la televisión abierta. Me honraron con menciones y premios. Sigo, a pesar de las resistencias, porque lo personal es político y la historia la escribimos cada día. Esta vez no permitiremos que la borren.

Comentar

Click aqui para dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *