Violencia de género

“Tu dolor es mi dolor”, dijo Mar del Plata

mardelplata2

Bronca y tristeza en los aires del sur de la ciudad de Mar del Plata. Bronca y tristeza fue lo que movilizó a los vecinos del barrio Los Acantilados y de otros que nacen a la vera de la ruta 11, reclamando por justicia, seguridad, acciones concretas por parte de las autoridades, para no volver a vivir nunca más situaciones como la que le tocó sufrir a una niña que fue abusada por una patota cuando se dirigía a la escuela. O como la que vivió hace un par de meses atrás otra jovencita de Playa Los Lobos, cuando fue violada por un hombre a metros de la parada del colectivo.

Con la consigna “Tu dolor es mi dolor”, la comunidad se organizó solidariamente reclamando que se esclarezca rápidamente el hecho y poniendo en marcha una red de contención para “comprometernos a mejorar nuestra casa y su entorno. El otro no es un extraño, un ajeno. Es mi vecino, mi próximo. Entre todos pedimos justicia y entre todos construimos estrategias para cuidar nuestra comunidad y sus integrantes”, expresaron los vecinos en la convocatoria.
Una convocatoria que incluyó la invitación al intendente Carlos Arroyo, quien no fue pero envió en su representación al titular de la delegación Puerto, por otra parte, sin respuestas.
La titular de la sociedad de fomento “Acantilados”, Lorena Medel, criticó duramente la inacción municipal: “van en una politica a contramano -dijo- y la realidad les estalla todos los dias en la cara”.
mardelplata 1
“Queremos acciones concretas”, insistió. Y recordó que hasta hace unos meses en los barrios se contaba con talleres donde se trabajaba en educación y cultura, en inclusión, en género, con las chicas y los chicos del barrio. Estos talleres, hoy ya no existen.
Los reclamos arreciaron y desnudaron una realidad preocupante: en la zona sur de la ciudad, otrora la más tranquila, la elegida por las familias jóvenes para planificar su vida en familia, cerca del mar, lejos del ruido, a un paso del campo, se vienen sucediendo ataques de violencia de género con una asiduidad que mete miedo.
Las autoridades, parecen mirar para otro lado. Las y los vecinos, afortunadamente, no. Están con bronca y con tristeza, sí, pero también,en pie de lucha.
Susana Scandali

Susana Scandali

Comentar

Click aqui para dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *