Femicidios

Lo que esconde la frase: “Viajar solas”

mochileras
Los femicidios de dos turistas mendocinas en Ecuador generaron amplios debates en medios de comunicación y redes sociales sobre la conveniencia de que las mujeres viajen "'solas", lo que demuestra una vez más que "la cultura machista sigue culpando a las víctimas".

En ese sentido la titular del Consejo Nacional de las Mujeres (CNM), Fabiana Túñez destacó que “Marina y María José son la manifestación más clara de las desigualdades que todavía persisten”.

La funcionaria se refirió así a Marina Menegazzo y María José Coni, la jóvenes mendocinas asesinadas en la localidad turística ecuatoriana de Montañita el 28 de febrero pasado.

“Algunos sectores de la sociedad siguen culpabilizando a las victimas haciéndolas responsables de su femicidio, invisibilizando la responsabilidad del femicida”, agregó Tuñez.

La titular del Consejo cuestionó en su cuenta de Twitter al psiquiatra Hugo Marietán  -quien ya había sido reprobado por Tuñez y otras referentes feministas en otras oportunidades por sus comentarios sexistas-, al recordar la frase que usó el médico en el portal Bigbangnews.com: “las jóvenes jugaron con fuego y tenían altas probabilidades de que les pase algo por las condiciones del lugar”.

Marietán “reproduce estos conceptos que legitiman la violencia hacia las mujeres haciéndolas responsables sin pensar siquiera en el daño que sus declaraciones producen en las familias de las víctimas”, dijo Tuñez a Télam.

“Viajar es algo maravilloso, pero para las mujeres, por el simple hecho de serlo, puede ser un desafío a la cultura machista que reina en muchos lugares del mundo”, compartió la comunicadora entrerriana Sandra Miguez, acostumbrada a hacer turismo sola o con amigas.

Y aclaró que Mariana y María José “no estaban solas, estaban juntas. Una mujer acompañada de otra mujer”.

Miguez hizo su primer viaje con cuatro amigas a los 21 años. A ellas se sumó un varón “y decíamos, en ese entonces, qué bueno no viajar ‘solas’, cuando no estábamos solas, nos teníamos unas a otras”.

Ahora “con otra conciencia, a más de 20 años de ese viaje, sigo disfrutando de viajar con mis pares. Hace unos meses, con una amiga y colega y mi hija fuimos a Perú. Fueron días de mucha movilización interna como ocurre cuando una conoce otra cultura. Sin embargo y a pesar de ser tres, al transitar a cualquier hora del día por las calles de Lima, sentíamos el acoso callejero como una constante”.

 

foto nota silvina 2

Florencia Goldsman, comunicadora especialista en tecnologías de la comunicación, comenzó a viajar con amigas a los 17 años y hoy, con más de 30, lo sigue haciendo. Tiene en su haber numerosos viajes por distintos lugares del mundo.

“Siento que mi circulación por el espacio público está limitada en cualquier ciudad de Latinoamérica si es muy tarde a la noche, estoy sola y no conozco el barrio. Me siento mucho más intimidada en las fronteras y en los trámites de migraciones si viajo por tierra, en especial en Centroamérica”, reconoció.

Ella, ciberfeminista, recomendó aplicaciones “como SafeTipin, SaiPraLá y ChegadeFiuFiu, que entre otras apps, que nos dan una mano para ver en mapas virtuales zonas más o menos seguras para circular”.

El año pasado, la organización The International Women’s Travel Centre dio a conocer la lista de los 10 peores países para que las mujeres viajen.

El listado lo encabeza India, donde la estadística oficial reconoció 11.000 violaciones a mujeres en 2014.

Luego, países latinoamericanos: México, Honduras, Brasil y Colombia y Venezuela. La nómina se completa con Egipto, Kenia, Arabia Saudí y Turquía.

Más allá de los cuidados que todas las personas deben tener cuando viajan “ser mujer en esta cultura machista es enfrentar día a día diferentes manifestaciones de la violencia”, señaló la Tuñez.

 

*La nota original fue publicada en http://www.telam.com.ar/notas/201603/138064-femicidio-asesinato-turistas-mochileras-argentinas-mendocinas-ecuador-debate-medios-comunicacion-machismo.html

Silvina Molina

Silvina Molina

En el andar, pude encontrar la manera de comunicar sobre derechos humanos, sobre todo de nosotras. Creo en los andares colectivos, por eso milito en redes periodísticas donde transito con colegas de todo el mundo y coordino la RIPVG en Argentina. Aprendo, cada día. Y disfruto, porque hoy, es siempre. Trabajo en la Agencia de Noticias Télam.

Comentar

Click aqui para dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *