Homenaje

Liliana, te vamos a extrañar

lilianacherna
El asunto de los mails es claro. Dice “se nos fue”. Liliana se nos fue…
En ese posesivo está la clave del amor y del respeto que ella supo ganarse en estos años de pañuelos verdes y marchas por los derechos.
Dos imágenes fuertes me rondan desde que supe que su muerte, que ya tenia fecha asignada, sucedió. El día que Lucía, su hija joven y brillante periodista, tuvo un reconocimiento en los premios Lola Mora que otorga la Dirección General de la Mujer. Liliana ya sabía que su situación era difícil. Esa emoción, la de ambas,  es una foto que guardo, madre e hija, las dos feministas, las dos militantes, las dos mujeres.
Y la otra imagen es en el anexo del Congreso de la Nación, el día de la presentación, por sexta vez, del proyecto de ley para que el aborto legal, seguro y gratuito sea una realidad para tantas jóvenes sin recursos. “No puede ser que no lo logremos”, decía.
Nina Brugo, amiga querida la cuidaba y nos hacia señas para que la saludáramos de lejos. “Besos no”, señalaba y sin palabras levantando las cejas lograba que las revoltosas ruidosas desobedientes feministas hiciéramos un silencio respetuoso y alegre alrededor de ella. Liliana sabía que le quedaba poco y no se lo quería perder, era su fiesta, nuestra fiesta. El médico le dio dos horas de permiso y estoy segura de que aquel día se llenó los ojos de pañuelos verdes y miradas cómplices y el alma de mimos de quienes, queriéndola y respetándola, sabíamos que nos estábamos despidiendo.
No la tuvo fácil Liliana, detenida política durante 7 años; Liliana, la madre separada de su hija Paula; Liliana, la esposa del vicepresidente que renuncia.
Liliana, sólida, indispensable, siempre presente y lúcida en sus aportes.
Lamentaba faltar a las reuniones: “Perdón, chicas, es que tengo quimio y a veces no me siento bien”. Nunca la escuché teniendo pena de sí misma. La pienso ahora y la veo ese día, en en el anexo, con el barbijo, los ojos inquietos, las ganas intactas y su pañuelo verde.
Se nos fue Liliana Chiernajowsky y estoy segura que hubiera querido quedarse un rato mas.
¡Te vamos a extrañar!
Liliana Hendel

Liliana Hendel

Me recibí formalmente de Psicóloga y la vida me convirtió en Periodista. Feminista en cualquier circunstancia. Tengo la alegría de haber llevado los temas de géneros al ámbito de los noticieros en la televisión abierta. Me honraron con menciones y premios. Sigo, a pesar de las resistencias, porque lo personal es político y la historia la escribimos cada día. Esta vez no permitiremos que la borren.

Comentar

Click aqui para dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *