Tecnologìa

Violencia digital: las mujeres periodistas, en riesgo

ciberacoso

Cualquiera pensaría que la mayor parte de los peligros que deben enfrentar las mujeres periodistas, al igual que sus colegas hombres, ocurren en situaciones de conflicto, de guerra, de tumultos callejeros, de violencia generalizada. Pero no es así. En una investigación realizada por la Fundación Internacional de Mujeres en los Medios y el Instituto Internacional por la Seguridad en los Medios[1] se comprobó que las mujeres corren más riesgos de sufrir agresiones en las propias redacciones y a través de las comunicaciones digitales que en situaciones de peligro público.

Un grupo de 977 mujeres periodistas de todo el mundo (el 10.6% de América Latina) respondieron a la encuesta que dio lugar al estudio “Violencia y acoso contra las mujeres en los medios noticiosos: panorama internacional”, que se realizó entre 2013 y 2014 convocando a mujeres de todos los rubros noticiosos, escritos, audiovisuales y por internet. Los resultados no hicieron más que corrobarar lo que ya se recogía en los testimonios de numerosas colegas que relataban no sin espanto lo que les sucedía a diario.

Quizás pueda decirse que las escuchas telefónicas, hackeos de cuentas de internet y de celulares, robo de información por medios digitales y las amenazas a la seguridad digital que sufren las mujeres periodistas en las propias redacciones sean comunes también a sus colegas hombres. Pero llama la atención su alto porcentaje. Alrededor de un 20% de las encuestadas denuncia este tipo de amenazas a su labor y a su integridad profesional, que incluye muchas veces el hackeo a sus correos electrónicos y celulares personales, además de los que corresponden a su trabajo, como también a sus cuentas en redes sociales.

Llama la atención que las mujeres sufran también de acosos y amenazas en línea que superan ampliamente lo que podría considerarse una crítica a su trabajo profesional. El acoso sexual, con amenazas degradantes de violación y otras violencias sexuales, tienen como objetivo a periodistas con las cuales no se está de acuerdo o que se destacan por su opinión y su defensa de los derechos de las mujeres. Queda develado así  un discurso misógino que adopta rasgos agresivos y de profundo desprecio por los conocimientos que puedan aportar las mujeres al análisis de la noticia o al debate de la información. Dado el entorno digital donde es sencillo ocultar la identidad real, este discurso se fortalece dando espacio al violento para que dé rienda suelta a su agresividad.

Una periodista de Estados Unidos relata en este informe que durante los 5 años que trabajó en la sección Tecnología  del periódico que la contrataba, debió soportar insultos, amenazas, chistes sexistas e incluso que la llamaran “puta” por criticar las políticas de alguna de las grandes empresas del rubro. Otra colega decidió adoptar un perfil masculino para escribir alguna de sus notas en internet y notó rápidamente que estos artículos eran mucho menos criticados que aquellos que firmaba con su nombre real. Aunque el tono y las ideas que expresaba fueran las mismas, si firmaba como mujer los ataques y mensajes sexistas se sucedían. Si lo hacía como hombre, podía haber reacciones negativas a sus opiniones pero rara vez amenazas de índole sexual, por ejemplo.

Catalinapordiós [2], una colega mexicana feminista muy reconocida en los medios escritos y por internet, decidió dedicarle un artículo a aquellos que la acosaban a diario. Luego de los temores iniciales, cuando encendía con preocupación su computadora pensando en las amenazas y mensajes misóginos que debía soportar a diario, decidió encarar la cuestión con cierto humor y dedicó una nota a los “queridos trolls”. Sin dejar de recordar que desde que comenzó su labor periodística en 2006 ha recibido todo tipo de insultos personales y referidos a su vida privada, enfatiza en este artículo su deseo de ser considerada con igualdad. Le encantaria que discutieran sus artículos con argumentos, como ocurre con sus colegas hombres a quienes “nadie les saca a la esposa, no buscan a sus mamás ni a nadie de sus familias. No intentan desprestigiar su moral sexual, no hablan de su apariencia”. Desearía que a las mujeres dejaran de pedirles  “miles de “certificados de calidad” para poder hablar, mientras los hombres, simplemente hablan”.

Al considerar este punto, la periodista toca un tema crucial. Ella también se refiere a la libertad de expresión de las mujeres y cómo estos ataques cotidianos terminan cercenándola. En el estudio mencionado anteriormente, las encuestadas señalan que el acoso en línea suele ser efectivo para silenciar a las mujeres periodistas. Algunas de ellas han dejado de escribir para medios en internet por los ataques recibidos. Otras deciden utilizar seudónimos para evitar los acosos en el espacio digital. Como se afirma en esta investigación “ el acoso digital de género daña a las mujeres como grupo y a la sociedad porque establece una jerarquía de género en el ciberespacio, reforzando los estereotipos  y logrando que los hombres se sientan tan dominantes en el dormitorio como en el lugar de trabajo mientras  las mujeres son vistas como objetos sexuales subordinados que no están en condiciones de trabajar en línea”.

Catalinapordiós considera que si se trata de ser feminista en el trabajo periodístico también se debe ser solidaria, “pues solo en solidaridad y en colectivo se puede defender el derecho a la libertad de expresión en las redes sociales” y, agregamos, otros espacios digitales como publicaciones, blogs, transmisiones de radio y televisión, creación de videos y videojuegos, y muchas innovaciones tecnológicas más.

La presencia y el trabajo de las mujeres periodistas y comunicadoras en internet es fundamental porque, tal como señala esta periodista mexicana, “internet es un territorio, es decir, un espacio potencial para la autodeterminación,  el ejercicio de libertades y el goce de derechos y las mujeres tenemos que habitarlo y recuperarlo. No podemos permitir que callen a ninguna, porque después nos callarán -de nuevo- a todas”.

http://[1] iwmf.org/wp-content/uploads/2014/03/Violence-and-H…

[2] https://catalinapordios.com/category/temas/libertad-de-expresion/page/6/

La nota fue publicada en: http://www.diariofemenino.com.ar/violencia-digital/

Dafne Sabanes Pou

Dafne Sabanes Pou

Comentar

Click aqui para dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *