Sin categoría

La Línea 137 de Misiones, están sufriendo violencia en su ámbito de trabajo.

COMUNICADO .- La Red de periodistas con Visión de Género en Argentina- nodo Nea-, se solidariza con lxs trabajadorxs del Programa Las Víctimas contra las Violencias, de la Línea 137 de Misiones, que están sufriendo violencia en su ámbito de trabajo por parte de las autoridades de la institución.

Adherimos a la exigencia y pedido de la pronta reincorporación de dos trabajadoras que fueron desafectadas del programa y trasladadas a la Policía.

Repudiamos la marcada contradicción que significa que quienes asisten a las víctimas de violencia de género sean sometidas a estos atropellos, teniendo en cuenta que en su mayoría son mujeres muchas de ellas, madres, y que están desarrollando sus tareas con todas las sobrecargas adicionales que ha significado la cuarentena obligatoria.

Quienes trabajan en la Línea 137 denunciaron públicamente y ante diversos organismos oficiales el hostigamiento laboral que están sufriendo en las últimas semanas, que ha tenido su episodio más grave con la expulsión de dos integrantes del equipo.

Según la denuncia, dos trabajadoras del programa fueron desafectadas y trasladadas a dependencias de la Policía luego de haber solicitado reuniones; una con la Coordinadora de la Línea 137, Yanina López, y otra con la Subsecretaria de Relaciones con la Comunidad, Myriam Duarte.

En la solicitud las y los trabajadores manifestaban su desacuerdo con el cambio de régimen laboral establecido por una disposición interna, que implicó ampliación y cambios en los horarios de trabajo, rotación inadecuada de turnos y escasa libertad para la formulación de opiniones, además de cambios cualitativos y cuantitativos en la realización de actividades, todo ello de manera arbitraria e inconsulta con profesionales afectados, y cuya aplicación desembocó en acciones intimidatorias y persecutorias como, por ejemplo, amenazas de traslado y presencia policial ajeno al Programa Nacional en las oficinas de la línea.

Solicitaron una reunión grupal debido a que los temas a tratar son de carácter colectivo y no individual con la máxima autoridad local del programa, la Subsecretaria Myriam Rosana Duarte, con todos los protocolos sanitarios establecidos a nivel provincial, teniendo en cuenta que ya se encontraban habilitados templos y gimnasios para un máximo de 40 personas y considerando que en las instalaciones del programa circulan por día hasta dieciocho personas trabajando.

Sin embargo, la Coordinadora López no quiso recibir la solicitud, incurriendo de este modo en un grave hecho de violencia institucional, ya que entendemos a la misma como: aquella ejercida abusivamente por agentes y funcionarios/as del estado en cumplimiento de sus funciones, incluyendo normas, protocolos, prácticas institucionales, descuidos y privaciones en detrimento de una persona o grupos.

Ocho días después de presentada la nota, dos trabajadoras de la línea recibieron la notificación de su desafectación, sin motivo, lo que se interpreta como un claro acto de represalia a una acción de reclamo por mejores y más cuidadas condiciones laborales.

Las profesionales que integran el equipo interdisciplinario resolvieron entonces hacer una denuncia ante el Ministerio de Gobierno, conducido por Marcelo Pérez, y ante el INADI, organismo al cual solicitaron intervención. Enviaron también una nota a la ministra Gómez Alcorta. (Ministerio de las Mujeres, Generos y Diversidad ) , ya que se trata de un programa de alcance nacional .

En las presentaciones escritas se hace referencia a los actos de violencia institucional que están sufriendo, descalificaciones, órdenes arbitrarias, persecuciones y diferentes medidas de disciplinamiento, entre las que destaca la presencia de personal jerárquico de la Policía (una subcomisaria) como forma de intimidación , la prohibición de contar con lugares adecuados para descansar durante las guardias pasivas lo que obliga a las trabajadoras a dormir en el piso, entre otras medidas que vulneran su derecho a trabajar en condiciones dignas.

Y por último la desafectación de dos compañeras, como el hecho más grave.

Los equipos denuncian, por otra parte, el incremento del estrés laboral a partir de estas situaciones de hostigamiento, que han derivado en pedidos de licencia por razones médicas y pedidos de desafectación por parte de las propias trabajadoras, ante la imposibilidad de cumplir con las sobreexigencias de las últimas normativas.

 

Exigimos inmediata restitución de las trabajadoras ¡ y REVISION DE LAS NORMATIVAS QUE IMPACTAN EN LA SALUD Y LA CALIDAD DEL TRABAJO DE QUIENES ALLI CUMPLEN CON LAS TAREAS DE ATENCION Y CUIDADO DE MUJERES VICTIMAS DE SITUACIONES DE VIOLENCIA.

 

La Red

La Red

La Red Internacional de Periodistas con Visión de Género en Argentina es un espacio donde profesionales de la comunicación trabajan para colaborar en la construcción de un periodismo inclusivo.

Comentar

Click aqui para dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *