Nuestras acciones

Del aborto sí se debe hablar

635685905984687500_campaña0

La Red Internacional de Periodistas con Visión de Género de Argentina (RIPVGAR) considera que el artículo publicado por el diario Clarín con el título “El colegio Pellegrini autorizó una charla que fomentó el uso de pastillas abortiva” estigmatiza a quienes abortan con pastillas o brindan información al respecto.
Como profesionales de la comunicacion y periodistas asumimos una responsabilidad al hablar de aborto en nuestro país.

Junto a Católicas por el Derecho a Decidir Argentina ofrecemos este Decálogo para el correcto tratamiento Periodístico del Derecho al Aborto como aporte y herramienta necesaria para periodistas, con la convicción de que los derechos humanos de las mujeres, los derechos sexuales y reproductivos, y en particular el aborto, formen parte de una agenda política, acompañando la agenda pública.

En Argentina se realizan alrededor de 1200 abortos por día. La clandestinidad empuja a las mujeres al aborto inseguro y con ello al riesgo de muerte o esterilidad.  Por eso queremos un aborto legal, seguro y gratuito. Necesitamos hablar de aborto: en las escuelas, en nuestras notas, en los espacios que habitamos a diario. Hablar desde una perspectiva de derechos y con visión de género, sin estigmas, ni en busca de “polémicas” tal como presenta el tema la nota a la que hacemos referencia.

Por todo lo expuesto, sumamos nuestra adhesión al comunicado “Lo único polémico es el aborto inseguro”, de Red de Mujeres, que reproducimos a continuación:

“Somos un grupo de organizaciones que acompañamos situaciones de aborto en Argentina. Desde diversos espacios institucionales, políticos, organizativos y de salud hemos emprendido un camino que salva la vida, salud y dignidad de millones de mujeres, niñas y adolescentes en nuestro país y el mundo.

Hace ya más de 10 años que mujeres feministas llevamos adelante espacios de Consejerías Integrales en Salud Sexual y Reproductiva, logrando difundir información y claridad en diversos temas, donde se inserta el acceso a un aborto seguro. Lo hacemos en el ámbito público y también en nuestras casas.

Según el Ministerio de Salud de la Nación en nuestro país se practican unos 500 mil abortos por año. Todos y todas conocemos al menos una mujer que ha abortado, aunque quizás por miedo al estigma nunca lo haya dicho. Sin embargo ¿pensás que las mujeres que abortamos debemos ir presas o arriesgar nuestra vida y salud?

Nosotras, a través de la organización hemos adoptado un modelo reconocido por la Organización Mundial de la Salud: Reducción de Riesgos y Daños. ¿Qué hacemos? Les explicamos a las mujeres como realizar un aborto en forma segura mediante el uso de 12 pastillas de Oxaprost (Nombre comercial del Misoprostol). De esta manera hemos logrado tener un impacto positivo en la vida de miles de mujeres que adecuadamente informadas pueden realizar el procedimiento en forma segura sin poner en riesgo la salud ni la vida.

Nuevo Encuentro es una de estas organizaciones. Desde otras agrupaciones de mujeres hermanas y compañeras en esta lucha por sostener nuestra autonomía, así como cuidar nuestra salud y nuestra vida, queremos apoyar y legitimar esta práctica frente a una nota publicada en el diario Clarín que la estigmatiza.

No es delito dar información sobre aborto con pastillas. Tampoco se trata de una “polémica”, como lo presenta el artículo del diario. Hablar de aborto es hablar de derechos y forma parte de los contenidos del Programa Nacional de Educación Sexual Integral aprobado en 2006. No se trata de un tema de ética, moral o religión: es una cuestión de salud pública.

En Argentina  todos los abortos son legales. Las mujeres contamos con este derecho desde 1921, cuando en el Código Penal se introdujo el Artículo 86 estableciendo que frente al embarazo producto de violencia sexual o cuando éste ponga en riesgo la salud o la vida podemos interrumpir la gestación. La salud, entendida en términos integrales, como manda nuestra Constitución y los tratados de Derechos Humanos, comprende no sólo el aspecto físico, sino también el social y el mental. Por lo tanto todo aborto, según nuestra legislación debe ser garantizado como una práctica segura y legal. La Corte Suprema de Justicia de la Nación así como organismos internacionales de Derechos Humanos se han pronunciado aportando claridad a la cuestión. Sin embargo no todas las mujeres gozamos del efectivo ejercicio de nuestros derechos humanos. La disparidad recorre diferencias de apoyo, información, clase y de región. Acceder a abortos legales no es una tarea sencilla. Si bien existen cada vez más equipos de salud las resistencias se manifiestan, basta recordar solo a modo de ejemplo de una realidad que sistemáticamente se repite que hace pocos meses en la Provincia de Salta no le dieron acceso a un aborto a una niña wichi de 12 años de edad sobreviviente de una violación múltiple. En este punto frente a un Estado que nos abandonó y que nos obliga incluso a maternidades infantiles forzadas las mujeres decidimos organizarnos para cuidarnos.

Es así que peleamos a diario para que todas tengan acceso a los abortos legales por salud o violencia, también nos acompañamos con información sobre cómo hacer un aborto en casa con pastillas cuando la salud pública no nos da las respuestas que necesitamos, mientras luchamos por una liberalización de las leyes que nos brinde legitimidad y garantice un acceso digno que no nos exija ninguna razón: que solo la decisión de no ser madres sea suficiente!”.

La Red

La Red

La Red Internacional de Periodistas con Visión de Género en Argentina es un espacio donde profesionales de la comunicación trabajan para colaborar en la construcción de un periodismo inclusivo.

1 Comentario

Click aqui para dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *