Mayores actives

Considerada un “Polo Gerontológico” la Trayectoria de Vida tiene su premio en la ciudad más envejecida del país

WhatsApp Image 2021-08-10 at 13.22.09 (2)
Mar del Plata cuenta desde hace más de veinte años, con el premio a la Trayectoria de Vida, nuevo nombre que se le dio al Premio al Envejecimiento Activo, en una suerte de maquillaje para contentar a las y los que no se asumían como integrantes de la tercera edad y por lo tanto, lo rechazaban. En una ciudad que no deja de envejecer, el galardón tiene cada vez más personas mayores para candidatear.

En 1999, en consonancia con la declaración por parte de las Naciones Unidas, del Año Internacional de las Personas de Edad,  y al mismo tiempo que se realizaba un acto simultáneamente en distintos lugares del mundo, nació en Mar del Plata el premio al Envejecimiento Activo – hoy devenido en premio a la Trayectoria de Vida- probablemente el más antiguo de su tipo en la Argentina –si es que hubiera otro u otros-, ya que sigue hasta nuestros días.

A sus ochenta y pico de años, Mabel Garziglia de Pasetti, una de las gestoras y secretaria “vitalicia” de la Asociación de Geriatría y Gerontología de Mar del Plata –cargo que ejerce desde 1998-, recuerda que fue precisamente esta entidad y la Asociación Marplatense  Pro Envejecimiento Activo –AMPEA-, las que participaron de ese acto mundial, realizado  en el Teatro Auditorium de la ciudad marítima y las que le dieron vida al premio.

Poco después, la AMPEA se disolvía, pero la Asociación de Geriatría y Gerontología decidió continuar con la entrega de las distinciones.

La organización se había fundado en febrero de 1985, con el objetivo de promover la Gerontología a través de la capacitación de profesionales y fundamentalmente la promoción del bienestar en la vejez, por medio de acciones comunitarias, cursos, charlas, jornadas de actualización, participación en congresos, prevención de la salud y sociabilización. Luego de un período de inactividad (desde 1988 a 1994), retomó su tarea, continuando ininterrumpidamente hasta la fecha: este año acaba de cumplir 36 años.

En cuanto al premio, que ya hace 22 años que se entrega, hacia la mitad de su existencia debió cambiar de nombre. Mabel se ríe cuando recuerda la airada reacción de Willy Woolich, director del Teatro Colón, cuando lo invitó a recibir el galardón. “Ni loco voy a recibir un premio por viejo”, dice que le respondió el reconocido productor que había decidido dejar la febril Buenos Aires para venir a trabajar en Mar del Plata, ante el tentador ofrecimiento de hacerse cargo del teatro más emblemático de la ciudad.

Pero Willy no había sido el único, ya lo habían rechazado varias y varios candidatos, con nombres menos conocidos, pero igualmente indignadas e indignados ante la posibilidad de recibir un premio al “envejecimiento”, aunque se tratase de “activo”.

Las reiteradas quejas merecían el análisis de la Asociación y tras algunas reuniones, se decidió cambiarle el nombre al premio, que destaca a unas quince personas por año en promedio, todas ellas debidamente analizadas y seleccionadas.

Y es que en Mar del Plata hay mucho por premiar. O mejor dicho, mucha población mayor de 60 años, como para poder hacer una buena selección.

 Mar del Plata, ciudad envejecida

Mar del Plata es una de las ciudades más envejecidas del país. Según la convención establecida por Naciones Unidas, una población se considera envejecida cuando tiene más del 7% de personas mayores de 60 años. En este sentido, Mar del Plata es “un polo gerontológico”: si tomamos sólo a los adultos mayores en la ciudad, el 25,8 % es mayor a 60 años, según un informe del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la Universidad Católica Argentina, realizado a fines de 2017.

Este informe estimaba en más de 169.000 a las personas mayores, de las cuales unas 10.000 de ellas vivirían en alguno de los más de 360 geriátricos existentes.

La cifra denota un 3,3% más que en el resto del país: en el total poblacional de la Argentina, el 26,9% es joven (tienen entre 18 a 29 años), el 50,6% es adulto (tienen 30 a 59 años) y el 22,5% es mayor (tienen 60 años o más).

En el caso de Mar del Plata, esas cifras cambian: el 21,9% es joven (menos que en el total del país); el 52,3% es población adulta (más que en el total del país) y el 25,8% es mayor de 60 años.

Con mucha población envejecida pero activa –más de 150 centros de jubilados proporcionan la oportunidad de realizar todo tipo de actividades-, la Asociación de Geriatría y Gerontología tiene bastante trabajo a la hora de candidatear las premiaciones.

Es mayor la cantidad de hombres premiados que las mujeres (no constituye una novedad que hay generaciones enteras de mujeres silenciadas y/o escondidas detrás de sus maridos, especialmente entre las personas mayores), pero la entidad igualmente encontró anónimas enfermeras que seguían ejerciendo o enseñando, muchísimas trabajadoras  sociales, docentes que cumplieron su sueño de transformarse en cantantes o actrices, escritoras, escultoras, pintoras y hasta una muralista que con más de ochenta años, se sigue subiendo a los andamios.

En esa tarea de buscar a quién entregarle la distinción, incluso “descubrió” a Marie Rosie Jeanfreu. Nacida en Lyon, Francia, y huérfana de guerra, fue rebautizada Amparo Maneiro por las monjas que la trajeron a la Argentina,  y conocida años después como Charito Germanó, la primera mujer aviadora y primera campeona mundial de acrobacia aérea de la historia de la aviación argentina y mundial.

Charito, como tantas otras personas mayores, había elegido a Mar del Plata para pasar los últimos años de su vida. Y recibió el premio de la Asociación Gerontológica casi al mismo tiempo que la declaración de Ciudadana Ilustre, poco antes de volar definitivamente hacia ese cielo que tanto amaba.

 

WhatsApp Image 2021-08-10 at 13.22.09 (1) WhatsApp Image 2021-08-10 at 13.22.09

Tags
Susana Scandali

Susana Scandali

Comentar

Click aqui para dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *