Justicia

La injusticia de Lomas de Zamora

andrea

El viernes 9 de marzo, Andrea Vázquez presentó una demanda por violencia familiar en el Tribunal de Familia Nro. 5 de Lomas de Zamora (expediente N° 11200/2018).

Solicita que se ordene la prohibición de acercamiento entre su hijo y el progenitor, Pablo Ghisoni, y el reintegro al hogar materno, por ser Ghisoni acusado por la fiscalía de abuso sexual en el expediente N° 07-00-062755-16/00 contra uno de sus hijos. Andrea Vázquez está pidiendo que el tribunal de Familia a cargo del juez Lullo, de Lomas de Zamora, resuelva lo que la Corte Suprema de Justicia viene sosteniendo desde el año 2010 como doctrina replicada en los tribunales de todo el país: que cuando hay una acusación por abuso sexual respecto del padre del niño o niña, se suspenda el contacto.

No importa que no haya sentencia de condena o procesamiento, la sola acusación justifica impedir ese contacto. Una pericia medica presentada en enero en el expediente penal (y ahora en este expediente de violencia) acredita el relato de uno de sus hijos en Cámara Gesell; no existe duda alguna respecto de la acusación, pero a pesar de ello la Injusticia no detiene a Ghisoni, por lo que la demanda de violencia familiar se torna imprescindible para evitar más daño a un adolescente al que el Estado está obligado a proteger en razón de la Convención de los Derechos del Niño.

Lamentablemente vemos con casos como el de Renzo que la Justicia y los organismos de protección de niñ@s no protegen a los niños de los violentos, y termina siendo responsable por omisión de las tragedias.

El Estado tiene que garantizar la vida del hijo de Andrea Vázquez sacándolo ya de su cuidado. No existe otra decisión posible en esta acción judicial que interpela nuevamente al Estado y a la Injusticia de Lomas de Zamora.

Lenny Cáceres

Lenny Cáceres

Comentar

Click aqui para dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *