Trata de personas

Alika no está sola: comienza el juicio en Tierra del Fuego

alika

A menos de una semana del inicio del juicio oral y público, previsto para el 7 de noviembre contra los acusados por trata de personas que regenteaban el local nocturno “El Sheik”, el ex marido de una de las víctimas pidió testificar en su contra, mediante el uso de la videoconferencia. Se trata de Miguel Pascual, ex marido de Alika Kinán, quien por Radio Provincia y desde Escocia, la acusó de mentir sobre su situación y negó haber ejercicio violencia de género en su contra.

“Siempre me mantuve al margen, con mi ex mujer nunca tuve buen trato, veía lo que estaba haciendo y diciendo de mí, y la dejé hacer, porque estaba ganando plata y manteniendo a las niñas”, dijo, asumiendo que hace años no aporta ninguna manutención para las tres hijas que tienen en común.

Explicó su repentina preocupación por las menores a partir de un video “que se viralizó” y tendría como protagonista a su hija mayor, a quien considera “en riesgo”.

Dio cuenta del pedido que realizó a los abogados de los proxenetas acusados para que lo incorporen como testigo: “Yo me acabo de poner en contacto con los abogados de El Sheik, y estaría encantado de hablar sobre la verdad de ella”, expresó.

“Yo no tengo plata para viajar pero puedo hacer todo por videoconferencia”, sugirió Pascual.

Relató que conoció a Kinán en el ’96, en el local nocturno Black & White, cuando “era marino español y tenía 19 años”, y que sostuvo un vínculo “por tres años”, hasta que terminó sus “tres campañas antárticas”. Luego le propuso irse a España, donde se casaron ya cuando estaba embarazada.

“Fue un infierno desde el primer día”, aseguró de la relación, y negó haber ejercido violencia física en su contra. “Yo he sido guardaespaldas, he trabajado en la cárcel, he sido militar, jamás he tenido miedo en mi trabajo y a ella sí le tengo miedo”, manifestó, en medio de declaraciones contradictorias en las que aseguró que nunca Alika Kinán lo agredió físicamente. “Nunca me agredió pero con las niñas puede hacer algo”, dijo sin más detalle, y tras reconocer que “no tiene nada que reprocharle como madre”.

El argumento que pretendería sumar a favor de los proxenetas se basa en que Kinán ejercía voluntariamente la prostitución, algo que reconoció la misma víctima: “Delante de mí llamó a El Sheik, diciendo que quería ir a trabajar. Le dijeron que sí y ella se fue. Yo me quedé con mi segunda hija en España en casa de la hermana de Alika. Cuando me enteré que estaba ejerciendo la prostitución en Ushuaia le dije que me quería separar. Al cabo de un año, quería que mis hijas estuvieran juntas y viajé a Mar del Plata. Durante toda esa época yo estaba mandando unos mil euros al mes, hasta que me di cuenta de que estaba casada con otro hombre con quien tenía más hijos, y dejé de darle dinero porque la tiene que mantener él”, señaló, asumiendo que se desentendió de sus tres hijas.

“La última vez que hablé con ella fue en abril de 2015 cuando le mandé 2.300 dólares para que mi hija mayor viniera a verme al Reino Unido. Ella me dijo que se iba ‘de shopping’ con el dinero y no supe más de ella ni de las niñas hasta el lunes”, agregó.

Este lunes recibió de “la hermana de Alika” un video de su hija mayor en una situación comprometida, que lo habría motivado a proponerse como testigo. “Hasta el lunes no le puedo reprochar nada a Alika como madre. Mi hija mayor tiene en la cabeza muchas cosas que no han pasado, estuvo en Buenos Aires diciendo que la madre había sido maltratada y forzada a la prostitución en España, y eso jamás ocurrió. Puedo dar nombres de las empresas en que trabajó ella y tengo mil testigos. Ella sin ningún tipo de prueba armó todo este quilombo. La dejé hacer, pero ahora se acabó”.

“Yo temo por cómo están creciendo mis hijas. Temo que si intento sacarle las niñas, pueda hacer una barbaridad con ellas”, indicó, aunque no está dispuesto a pedir la custodia: “Yo no quiero la custodia sino que estén bien, y si para estar bien tienen que venirse a España con la hermana de Alika, yo lo acepto. Esto le está pasando a la mayor y las otras dos tienen 7 y 10 años. No sé cómo van a crecer. No tengo miedo por su vida pero sí por lo que va a ser en su futuro. No están en un buen ambiente”, dijo.

Si bien Pascual negó haber ejercido violencia sobre Alika, relató un episodio en España en el cual rompió un ventanal de la casa en la que convivían, para poder ingresar, dado que su esposa le había cerrado la puerta. Contó que su ex pareja “se tiró al suelo como si le fuera a pegar, pero tomé una maleta y me fui”.

Se le preguntó por qué quiere testificar en contra de su ex mujer y reiteró que “yo estuve cuando ella llamó al sur para ir a trabajar ahí. En ningún momento fue forzada. Ella trabajaba en España con mi hermano en una empresa de transportes. Ha mentido sobre mí, sobre mi madre diciendo que la forzaba a trabajar, y se tiene que decir la verdad. Yo estoy dispuesto a todo eso, a dar las pruebas que hagan falta”.

Consultado sobre los episodios de violencia que habrían llevado a Alika a separarse de su marido y regresar a Ushuaia, tal como relató la víctima en varias oportunidades, Miguel Pascual los negó apelando a una llamativa descripción de su propia violencia: “Ella me intentó pegar dos veces, yo soy maestro en artes marciales y las dos veces la tomé del pelo y de la espalda, y la puse de rodillas –detalló-. Las dos veces la inmovilicé cuando ella me intentó pegar, pero no me ha pegado nunca. Psicológicamente fui muchas veces agredido, pero físicamente no”, concluyó.

Datos:

  • El Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Tierra del Fuego dará inicio el próximo 7 de noviembre al juicio oral y público en la causa FCR 52019312/2012/TO1, caratulada “Montoya Pedro Eduardo y otros S/ Infr. art. 145 bis conforme Ley 26.842”.
  • El tribunal está integrado por los jueces Ana María D’Alessio, Luis Alberto Giménez y Enrique Guanziroli, magistrado integrante del Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Chubut, quien fuera designado para integrar el tribunal por la Cámara Federal de Casación Penal.
  • La causa se encuentra requerida a juicio por el delito de trata de personas, por hechos que involucran la actividad desarrollada en un local nocturno de Ushuaia. Los imputados son tres personas residentes en esa ciudad.
  • La fiscalía ha considerado a siete personas como víctimas de los hechos, una de las cuales se ha constituido en parte querellante y ejerce la acción civil.

Fabiana Orqueda

Comentar

Click aqui para dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *