Trata de personas

Alika Kinan: el 29 de noviembre se conocerá la sentencia

alikajucio

La abogada de Alika Kinan, la primera sobreviviente del delito de trata que lleva a juicio a captores, pidió entre 8 y 4 años de prisión para los imputados, además un resarcimiento de más de 2 millones de pesos, mientras que la fiscalía solicitó entre 12 y 5 años más multas monetarias y el decomiso de bienes. El martes 29 de noviembre el Tribunal Oral Federal de Ushuaia dará a conocer el veredicto de este juicio histórico.

Por casi seis horas los y las representantes de la querella y la fiscalía presentaron sus conclusiones y argumentos para intentar demostrar “los delitos de trata de personas con fines de explotación sexual cometido mediante el abuso de la situación de vulnerabilidad de las víctimas, en razón de ser siete la cantidad de víctimas, y por ser tres los imputados que actuaron de manera organizada” que se le imputan a Pedro Montoya, Claudia García y Lucy Campos Alberca.

En primer lugar fue la querella, integrada por Marcela Rodríguez, Julio Martínez Alcorta y Hugo Celaya, la que presentó sus conclusiones tratando de probar además la responsabilidad civil del Estado Municipal. Luego fue el turno del fiscal federal de Ushuaia Adrián García Lois y del fiscal de la Procuraduría contra la Trata y la explotación de Personas (Protex) Marcelo Colombo.

La querella solicitó 8 años de prisión para Pedro Montoya, 6 años para Ivana Claudia García y 4 para Lucy Campos Alberca. La fiscalía pidió 12 años para Montoya más una multa de 90 mil pesos, 9 años para García junto con una multa de $90 mil y 5 años para Campos Alberca. Además del decomiso de un vehículo utilizado para el traslado de las víctimas, el local donde funcionaba el “Sheik” y el dinero secuestrado. El fiscal Colombo recalcó que para la decisión de la pena requerida se tuvo en cuenta cada situación de explotación por separado

Alika Kinan estuvo presente todo el tiempo, con el ceño fruncido, escuchando de manera estoica todos los alegatos y sin poder contener las lágrimas cuando relataban lo que ha sufrido.

Repasaron las pruebas físicas y testimoniales colectadas exponiendo el funcionamiento de un sistema prostibulario que consistía en captar mujeres en estado de vulnerabilidad provenientes de otros lugares del país, trasladarlas a Ushuaia pagándoles el pasaje en avión, alojarlas en habitaciones dentro del “Sheik” y explotarlas sexualmente.

Explicaron que las mujeres vivían en habitaciones de pequeñas dimensiones, sucias, con mal olor y presencia de ratas. Que eran obligadas a comprarse ropa, zapatos, bijouterie, perfumes y preservativos.

Asimismo dieron por probado que hasta el allanamiento del nigth club “Black and White” en abril de 2012 las  relaciones sexuales (pases) se mantenían dentro de las habitaciones del “Sheik”, luego comenzaron a realizarse fuera, en la casa del “cliente” o en un hotel aunque se pagaba en el local. En este sentido, constaron la existencia de un timbre que unía la barra con las habitaciones, pulseras metálicas para contabilizar copas o pases, papeles manuscritos con nombres de mujeres y cifras.

También se dio cuenta de un sistema de multas que impedía que las mujeres tuvieran el dinero para salir de esa situación. Se castigaba económicamente a la que llegara tarde, a la que no limpiara, a la que se demoraba más de la cuenta en un pase, a la que se quisiera tomar un día de descaso, a la que no aceptara tener sexo. Todo esto, sumado al pago del pasaje aéreo que luego debían devolver, generaba deudas constantes.

Tanto la fiscalía como la querella describieron las situaciones de violencia que vivían las víctimas. Una de las más fuertes fue la explicación de cómo hacían para seguir trabajando cuando estaban indispuestas. Las dos víctimas que declararon durante el juicio contaron que se colocaban una esponja para no “manchar al cliente”.

El rol del municipio

Tanto la fiscalía como la querella sostuvieron que la municipalidad conocía y propició el delito que se juzga. La ordenanza 485/2004 daba cobertura de legalidad al funcionamiento de wiskerias en contra de leyes penales nacionales y tratados internacionales que prohíben e impiden que se produzcan estas conductas.

Por requerimiento municipal, las mujeres que “trabajaban” en locales como el “Sheik” debían contar con una libreta sanitaria, entre los trámites necesarios para obtenerla se encontraban análisis de HIV, enfermedades venéreas y exudados vaginales. Para la querella fue clara la intensión era cuidar al cliente/prostituyente. Asimismo se consideró al municipio como socio ya que cobraba tazas, inspecciones y renovación de libretas sanitarias.

Acción civil

El equipo de abogados querellantes contó al Tribunal Oral Federal de Ushuaia los daños que sufre Alika Kinan. Según el equipo de médicos de psicólogos/as y psiquiatras forences Kinan padece stress post traumático que le provoca trastorno del sueño, pesadillas, problemas para abrazar y tocar cosas que han pasado por muchas manos como el dinero. Además de secuelas físicas como cicatrices en su cara y falta piezas dentales. Los profesionales han recomendado asistencia psicológica por 20 años no menos de tres veces por semana lo que equivale a un costo hoy de $2.496.000.

También dieron a conocer que el porcentaje de incapacidad sobreviniente de Alika Kinan es del 70$ y remarcaron que las medidas de reparación del estado no se tendrán en cuenta en la indemnización económica.

La doctora Marcela Rodriguez pidió  una condena civil de $2.365.067 contra los tres enjuiciados y en forma solidaria contra la Municipalidad de Ushuaia, la que se consideró responsable de haber “facilitado” y “legalizado” la situación de trata.

En tanto, el Dr. José Bongiovanni pidió para su defendida Lucy Campos Alberca la desvinculación sin condena de la causa; el abogado Santamaría pidió la absolución para Pedro Montoya y Claudia García mientras que el Dr. Molina solicitó el rechazo de la demanda de Alika Kinan por daños y perjuicios.

La nota fue publicada en: http://banderafueguina.com.ar/

Natalia Caso

Natalia Caso

Comentar

Click aqui para dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *